Usted está en:   Inicio Blog
Siete Pilares De Osha-Ifá Como Institución Religiosa
Escrito por Ernesto Valdés Jane y Julio Valdés Jane. En colaboración con Michael Hernández López y Omar García Ruiz.   
Miércoles, 24 de Agosto de 2011 00:00

En Osha-Ifá encontramos siete pilares u obligaciones rituales prescritas, cuya realización es central para la fe y que caracterizan a esta religión cubana de origen africano.Además la diferencian de otras vertientes religiosas que existen en el mundo como son el cristianismo, el budismo,  el Islam, etc.

 
Las Expresiones Sexuales Humanas y Osha-Ifá
Escrito por Ernesto Valdés Jane y Julio Valdés Jane. En colaboración con Michael Hernández López y Omar García Ruiz.   
Miércoles, 17 de Agosto de 2011 13:44

Osha-Ifá, como una institución religiosa de tipo tradicional, siempre ha sido muy ortodoxa en relación a la actitud y condición del ser humano, sólo ponderando las virtudes de quien se acerca y no discrimina por aquellas características o peculiaridades que distingan a un individuo o grupo de individuos afines. En la Santería, como también se conoce Osha-Ifá, la procedencia étnica, el género, la orientación sexual, la pertenencia a alguna otra religión o el estatus económico, social, político o militar no son impedimento para que se acepte a una persona en determinadas consagraciones e iniciación. Es decir, puede ser iniciado en Osha-Ifá cualquier persona que lo necesite y esté dispuesto a cumplir con su Itá, con las reglas y los códigos de Osha e Ifá para iniciados.


De este modo, existen creyentes y seguidores de las más disímiles tendencias humanas en un extraordinario nivel de coexistencia como no lo tiene casi ninguna otra religión y esto es debido a que nuestro padre espiritual y creador del género humano, Obatalá, nos toma a todos tal cual somos como sus hijos por ser su obra y nos ayuda a enmendar aquellas aristas que puedan hacernos daño o que puedan hacer daño a otros. Ni Olodumare, creador de la vida y la existencia, ni Obatalá nos dividen por nuestro propio ser. Ellos nos juzgan por nuestra actitud ante la vida, por el cumplimiento de nuestro Itá, por nuestra observancia de las Reglas de Osha-Ifá para Santeros, el Código Ético de Los Odun de Ifá  y particularmente el Código de Iká Fun, y por nuestro respeto general a los mayores, a las costumbres, a las tradiciones y a los valores de nuestra cultura ancestral.

La sexualidad humana es tomada en cuenta sólo si la actitud sexual compromete la dignidad de los sacerdotes con los consagrados e iniciados y en el contexto de la comunidad. Por ejemplo, el adulterio es altamente discriminado, pues es una muestra evidente de infidelidad y la fidelidad en Osha-Ifá es un principio básico.

Es una cuestión muy grave si un sacerdote tiene relaciones sexuales con un ahijado o una ahijada, pues ante nuestros Oshas y Orishas los ahijados y ahijadas son los hijos espirituales del padrino o la madrina y tal actitud sería incesto.  Asimismo, es una falta si dos ahijados de un mismo padrino o madrina tienen relaciones sexuales. Esto es así porque son hermanos de religión con un mismo padre o madre espiritual (padrino o madrina). Sin embargo es tolerada en el caso de personas que antes de iniciarse ya tenían relaciones de pareja, aunque los cierto es que dos personas que tengan relaciones amorosas no deben ser ahijados de un mismo padrino.

En el caso de los iniciados en Ifá, es decir, los Babalawos y Olúos, la expresión de la sexualidad tiene que ser obligatoriamente heterosexual y está limitada a ciertos modos y costumbres en su manifestación. Por ejemplo, en las relaciones sexuales con las mujeres no se debe practicar el cunnilingus. En algunos odun de Ifá un Babalawo u Olúo no debe permitir a su pareja sexual la felación, ni tampoco ejercer la práctica del sexo anal. Asimismo, constituyen un tabú o prohibición las relaciones erótico-sexuales con homosexuales y bisexuales. También es denigrante para un sacerdote la promiscuidad sexual y los actos sexuales en colectivo.

La homosexualidad está restringida para los Babalawos y Olúos quienes no pueden ser homosexuales ni bisexuales.

Por otra parte, las relaciones ceremoniales rituales y religiosas con las personas no heterosexuales, no están restringidas a menos que por su odun de Ifá en particular tenga algún requerimiento en este sentido, cosa que no es común.

Sin embargo, ha de tenerse en cuenta que en una ocasión de vida o muerte, es un homosexual quien salva a Orunmila de la pérdida y la desgracia. Por eso a veces en la casa de un Babalawo hay uno o más homosexuales ahijados de Mano de Orula, de “Guerreros”, y otras deidades, sin que ello implique ninguna situación contradictoria para el sacerdote.

En Osha, al igual que en Ifá, están rigurosamente prohibidas las relaciones sexuales entre padrinos-madrinas con ahijados-ahijadas. También están prohibidas las relaciones sexuales en el contexto de ceremonias y ritos. Y en el diálogo o en las intercomunicaciones con los individuos que abordan temas religiosos o asuntos relativos a Itá. Es abusivo, de mal gusto e irresponsable imponer una óptica que refleje la preferencia sexual de quien conduce el tema o que induzca al consultado o aprendiz a adoptar una posición compromisoria que esté lejos de su dignidad y preferencia sexual. La promiscuidad sexual y los actos sexuales en colectivo también constituyen un tabú o prohibición y es denigrante para un sacerdote de Osha.

En el caso de los iniciados en Osha, sean éstos Babaloshas, Iyaloshas o Iworos o como generalmente se les conoce: Santeros, la expresión de la sexualidad no tiene que ser obligatoriamente heterosexual. Son aceptadas las personas iniciadas que practican sexo con individuos de su mismo género y las formas y costumbres de práctica sexual no están limitadas.

No existe discriminación por la orientación sexual de cada individuo. El individuo se prestigia así mismo por su control y manejo de su orientación sexual. Y si existiera el acto de discriminación, tiene un perfil netamente personalizado, sin que constituya una regla o norma de Osha-Ifá.

Una de las cuestiones más vergonzosas es cuando un joven de cualquier sexo es obligado a tener relaciones sexuales (heterosexuales o no) a las que tal vez hubiese llegado por amor. Sin embargo, son arrastrados por la codicia sexual de iniciados pervertidos e inescrupulosos que usan la religión para sus propósitos carnales y aprovechan la inocencia e ingenuidad de esa joven persona para someterla a actos sexuales que matan su virginidad psíquica y física. Esto también sucede con personas adultas.

En el caso particular de la práctica sexual donde intervienen individuos del mismo sexo, esto no es de mayor relevancia si no ocurre ninguna de las circunstancias que se describen anteriormente y si no hay hostigamiento, engaño y violencia.

Osha-Ifá acepta a todas las personas y trata de ayudarlas a tener una vida sana y espiritualmente elevada siguiendo su Itá. Esta religión está diseñada para el mejoramiento humano en todas sus posibilidades si cumple con las Reglas de Osha-Ifá para Santeros, el Código Ético de Los Odun de Ifá y particularmente el Código de Iká Fun.

Sin lugar a dudas, se impone que cada quien sea respetuoso en la expresión de su sexualidad para no enajenar el derecho de otros. Es importante no imponer a los demás lo que no está en su naturaleza. El respeto a sí mismo y a los semejantes dignifica la actitud humana y nos permite percibir la vida desde la óptica del que está frente a nosotros. Ello nos hace mejores.

 
¿Es Osha-Ifá una Cultura de Resistencia y Penetración?
Escrito por Ernesto Valdés Jane y Julio Valdés Jane. En colaboración con Michael Hernández López y Omar García Ruiz.   
Martes, 09 de Agosto de 2011 00:00

La llegada de Osha e Ifá y otras manifestaciones religiosas africanas a Cuba fue dramática. Todas arribaron en barcos atiborrados de personas atrapadas bajo el deshumanizado símbolo de la esclavitud y la total degradación humana. Los hombres y mujeres portadores de estas formas religiosas y culturales venían condenados al más bajo estrato social y considerados mercancía de labor y servilismo.


Etnias, culturas, costumbres, tradiciones y expresiones religiosas se amalgamaron o se constituyeron en formas de supervivencia en aquellas condiciones. Muchos de estos hombres y sus culturas espirituales, tratados de esta forma inhumana, eran portadores de una portentosa cultura inmaterial y valores intangibles almacenados en sus corazones y sus mentes. Este crisol en que se convirtió Cuba permitió que poco a poco surgiera una estructura nueva y distinta pero conservando muchísimos valores, modos de pensar y actuar del hombre y la mujer africanos y sus descendientes. Tales expresiones africanas encontraron otras de diversas latitudes ya existentes en la isla o que se incorporaron posteriormente. Así se dio inicio a una fecunda fusión de la cual surgieron las religiones cubanas de origen africano y de entre ellas la resplandeciente Osha-Ifá. Barracones, cabildos, cofradías y solares, sociedades, Casas-Templo, Ramas de Osha y la Asociación Cultural Yoruba de Cuba son las expresiones de la evolución estructural más alta de Osha-Ifá en Cuba.

Desde los mismos inicios las deidades que luego conformaron el nuevo panteón de Osha-Ifá y otras religiones afrocubanas, tuvieron que permanecer ocultas detrás del panteón católico para poder subsistir. Así fueron etiquetadas con los mal llamados términos “cultos sincréticos,” “sincretismo religioso” o con la hipócrita y condescendiente frase de “religiosidad popular,” creada para minimizar su influencia y seriedad, que fue repetida por intelectuales elitistas o confundidos. Mientras tanto, con el término Santería se ha hecho alusión a los santos católicos y sus paridades con el panteón de Osha-Ifá. Este último término con ciertas reservas ha sido tomado y aceptado por Osha-Ifá. Así, existen frases muy comunes como Hacer Santo que es igual a decir Iniciarse, Tener Santo Hecho o Estar Iniciado; Santero o Babalosha y Santera o Iyalosha. Haberse adecuado y siempre haber defendido esta terminología es un símbolo inequívoco de inteligencia, adaptación, valentía y resistencia histórica.

La Santería u Osha-Ifá es una cultura de resistencia al absorber el pensamiento de blancos, negros, mestizos, españoles, criollos, chinos o de cualquier otra cultura, y apropiarse adecuadamente del bagaje cultural que ellos traían y los convirtió en sus seguidores, no en sus enemigos.

Aún se siguen usando algunos términos del santoral católico para referirse a los Oshas y Orishas más populares. Sin embargo esta práctica cada vez se disuelve más en la decisión popular de llamar a cada uno por su verdadero nombre. Esto sucede, especialmente, porque ha cambiado la realidad de la vida y de la existencia en Cuba, han mejorado las condiciones de la vida material y espiritual, han disminuido los prejuicios étnicos, las prevenciones raciales y los practicantes disponen de más información y conocimientos sobre la verdadera esencia de sus religiones de origen africano. Todo esto ocurrió en un ambiente en el cual nunca las instituciones estatales han pretendido borrar la memoria histórica ni las tradiciones culturales de los diferentes pueblos que conformaron la nación cubana, todo lo contrario se crearon instituciones folklóricas, casas de cultura apoyados en centenares de instructores de artes preparados para el rescate de las tradiciones y costumbres ancestrales.

En este contexto la capacidad de resistir es mucho más fuerte y se encuentra en un proceso de establecimiento y expansión. De este modo, Shangó deja de ser cada vez más Santa Bárbara, Oshún es cada vez menos La Virgen del Cobre, Yemayá es más reconocida por sí misma que por la Virgen de Regla. Eleguá en vez del niño de Atocha, cada día es más simplemente Eleguá. Azowano-Babalú Ayé aún es muy reconocido como San Lázaro y cada vez más como Babalú Ayé; pero esto también cambiará. Sólo es una cuestión de tiempo.

La gran virtud de Osha-Ifá es haber sobrevivido todos estos años de lucha sin un enfrentamiento directo contra enemigos visibles y ocultos de diferentes religiones occidentales. Con el solo empleo del valor de las tradiciones y costumbres, de los valores de las reglas de Osha e Ifá, del valor del código ético de los Odun de Ifá y del código de Ika Fun, Osha-Ifá ha sobrevivido y contribuido a la mejora humana y ha triunfado en justa lid.

La estrategia natural ha sido su condición federativa. Osha-Ifá tiene una fuerte condición federativa dado que cada Rama o Casa de Osha derivada de un Babalosha o una Iyalosha de prestigio, consideración y respeto es independiente, ha sabido conservar celosamente sus orígenes y peculiaridades que las distinguen de las otras aunque tengan claras coincidencias y similitudes ampliamente aceptadas por todos los creyentes y seguidores, ya que el panteón religioso es único. Cada Casa o Rama, como núcleo fundamental y expresión abarcadora en su ámbito de acción, ha preservado su integridad y estructura a través de la fuerte discreción, el secretismo conveniente y los tabúes sobre la divulgación de las intimidades de la fe, así como ha aceptado a todo aquel que lo ha necesitado sin preguntar quién es ni qué posición tiene en la sociedad, solo exigiéndole que cumpla su Itá, las reglas y los códigos de la Santería.

Los distintos grados de consagración están compartimentados. Esta es una forma de lucha y resistencia. Cada sacerdote conoce lo que le corresponde por su jerarquía y nada más.

Muchos han sido los enemigos declarados ya sea por ignorancia, por intereses políticos o por ensañamiento teológico. Osha-Ifá en el pasado, e incluso actualmente, ha sido tildada por los peores detractores con los más ruines epítetos sólo por ser fuerte y convincente o porque se han topado con iniciados que, como en cualquier formación social humana, han confundido el camino de rectitud, limpieza de espíritu y decencia marcado por los Oshas, Orishas, Ancestros y Mayores vivos o ya fallecidos.

Cada quien que ha llegado a Osha-Ifá, si es bien atendido y respetado en su inocencia y humanidad por sacerdotes serios y fieles a la religión, ha sido compensado con la solución de los problemas que le condujeron al sacerdote.

Osha-Ifá no sale a buscar a nadie para que se inicie ni habla mal de otras religiones, tendencias políticas o de cualquier índole. Como forma de lucha, acepta a todos por igual sin que importe la raza, el credo o posición socioeconómica o cultural.

Osha-Ifá es convergente y asimiladora. Toma para sí todo aquello del pensamiento humano que le es útil. En definitiva, desde el punto de vista teológico, todo esto es lógico si se tiene en cuenta que Orula ha vivido todos los caminos del ser humano; sabe el presente, el pasado y el futuro de cada individuo y por ello cada modo de pensar le corresponde. De ahí que asimilar lo mejor del pensamiento de todas las culturas le es normal, le pertenece naturalmente y así puede tomarlo para enriquecerse intelectual y teológicamente.

Todo esto le ha fortalecido, pues muchos se identifican con este pensar y actuar y se suman porque están reflejados en los Patakíes y, al mismo tiempo, esto le ha servido a Osha-Ifá para resistir ampliamente y reunir adeptos.

En su larga resistencia adecuó el panteón africano que correspondía a deidades por localidad y pertenencia étnica a un nuevo panteón con los mismos dioses; esta vez jerarquizados y con una estructura tendiente al politeísmo teniendo un conjunto de deidades con un rol de principales y otros dioses jerarquizados por sus funciones y niveles de importancia en relación a la persona.

Así, aparecen como deidades supremas Olorun, Oloddumare, Olofin y Oduduwa, deidades inmediatas Eleguá, Ogún, Oshosi y Osun y en otro grupo Obatalá, Yemayá, Oshún, Shangó y Oyá, quienes juntos a otros responden a un mismo sistema adivinatorio.

El sistema adivinatorio de Osha-Ifá está dividido en tres subsistemas: el sistema oracular de Obí o Biange y Aditoto que emplea los cuatro pedazos de coco, el del Dilogún que usa los caracoles, y el de Ifá que usa el opkuele o los Ikines. Sin embargo, lo fundamental es que todos hacen referencia al mismo panteón y acuden al mismo cúmulo de conocimientos, sabiduría y experiencias que conserva Osha-Ifá por ser un mismo sistema teológico y filosófico y como única manera de explicar la vida y la existencia humana. Esta compleja y compacta estructura adivinatoria la hace infalible, sólida e indestructible.

Osha-Ifá en Cuba reestructuró todo el sistema de ceremonias y ritos, así como definió nuevas ceremonias que no tenían antecedentes en África. Incorporó el culto a Osain perteneciente a la cultura Bantú; y el culto a Egun y a Oro que en aquellas regiones africanas no pertenecían a Ifá como expresión religiosa. También aquí en Cuba apareció nítidamente el concepto de las consagraciones con sus niveles compromisorios, así como la concepción del Ángel de la Guarda y su ceremonia de definición por la naturaleza del propio ser del individuo y no por su pertenencia étnica o territorial.

Habiendo llegado a Cuba el sistema adivinatorio de Osha-Ifá en Odu, el Odu se convirtió en estas tierras en Oduns, Signos y Letras. En Cuba el discurso adivinatorio del Odu traído en verso y poesía desde África, se convirtió en prosa adivinatoria dentro de los Oduns, Signos y Letras; en historias y narraciones que describían la vida y los fenómenos socio-culturales de la nueva realidad. Osha-Ifá asimiló refranes, decires populares y la sabiduría de los pueblos españoles, genoveses, hebreos y otros muchos para fortalecer el fundamento de la charla adivinatoria. Se pertrechó de todo lo que le servía y aún le sirve para subsistir.

Ahora bien, ¿Qué es Ifá? Ifá es un cúmulo descomunal de conocimientos, sabiduría y experiencias que constantemente se actualizan con el progreso de los nuevos descubrimientos y las ciencias sobre la naturaleza, la sociedad, el pensar humano y el comportamiento de los individuos a lo largo de la historia de la humanidad. Ifá posee su propia dimensión de energía y de fuerzas que al llegar a Cuba se apropió, se acopló y concilió con la vibración del espacio-tiempo Cuba de una manera tan armónica, con todas esas energías, que hizo funcionar a la perfección los Odun de Ifá. De modo que de los 256 odun de Ifá en Cuba se expresan regularmente aquellos que son los fundamentales, sin los cuales Ifá no funcionaría adecuadamente, así como el resto de ellos.

Osha-Ifá no sólo es una cultura de resistencia sino también de penetración, tanto horizontal como vertical, de manera natural dentro de la geografía y la sociedad cubana. Actualmente se extiende a lo largo y ancho de Cuba; ha escalado a todos los niveles de la sociedad en todos los ámbitos. Ha dejado de ser sólo de los estratos menos beneficiados de la sociedad para también formar parte de las capas de mejores posiciones.

Hace ya tiempo que Osha-Ifá se ha expandido a otras latitudes del planeta y se ha establecido en las capas medias y altas de diversos países típicamente con otros arraigos religiosos. Esto es posible porque esta religión cubana de origen africano tiene qué ofrecer al individuo; tiene la capacidad de darle a sus creyentes y seguidores las herramientas que el hombre y la mujer actuales necesitan para subsistir en un medio árido y hostil. Osha-Ifá está ampliamente representada en Norte América, México, Venezuela, Puerto Rico, Panamá, España y el resto de Europa y hasta en el lejano y misterioso Japón hay seguidores de las doctrinas de Osha-Ifá.

Osha-Ifá, en medio de las grandes religiones del mundo, reclama su derecho y se afianza en su justa posición como una alternativa de Fe liberadora para los hombres y mujeres de la ciudad y de los más altos centros de desarrollo.

Las peculiaridades de Osha-Ifá le hacen triunfador por las perspectivas que brinda. Permite que el individuo tenga una comunicación directa con sus dioses sin que necesariamente intervenga ningún sacerdote. Una vez iniciado el individuo, conoce las herramientas mínimas esenciales para mantener una conversación íntima con sus Oshas u Orishas para hallar soluciones a los conflictos que pueda tener y por esto es atractiva, ya que le da un lugar específico a la persona diciéndole quién es él o ella y cómo se salva. Además brinda toda la esperanza necesaria para vivir en este plano.

Osha-Ifá atravesó la oprobiosa esclavitud impuesta por el férreo colonialismo español y sobrevivió también al brutal capitalismo dependiente, instalado con la república mediatizada hasta 1959, que despreció tanto al ser humano negro y pobre. Desde ese momento comenzó a vivir una etapa de esplendor a partir del triunfo de las luchas liberadoras revolucionarias hasta casi 1970 cuando muchas personas pudieron iniciarse.

Luego, desde 1970 y casi hasta el año 1985 hubo una exclusión ateísta muy fuerte y los creyentes no podían tener una vida social plena ya que las prevenciones religiosas imperantes segregaban a los religiosos sin importar su moral o rectitud social. Osha-Ifá sólo se ocultó nuevamente para subsistir y resistir. De este modo se mantuvo a bajísimos niveles de exposición pública; pero estaba ahí en el modo de pensar y entre las ropas y muebles de los creyentes. Posteriormente pudo disfrutar de un florecimiento inusitado cuando rápidamente comenzaron a desaparecer dichas prevenciones religiosas existentes en esos momentos.

La madurez que ha alcanzado Osha-Ifá por su infinita capacidad de resistir y avanzar en cualquier medio socio político y cultural, le permite, hoy por hoy, proyectarse y establecerse en todos los continentes y latitudes.

 
Relaciones Padrinos Ahijados
Escrito por Ernesto Valdés Jane Adé Yerí   
Sábado, 16 de Octubre de 2010 07:11

El artículo anterior titulado "Las virtudes fundamentales en Osha -Ifá como partes del Sistema" causó diversas preguntas de los seguidores de Proyecto Orunmila e Ilé Osha Adé Yerí, razón por la cual enviamos este mensaje en el que se exponen los Valores en el contexto de la relación padrino o madrina y ahijado de Osha-Ifá que es una arista inseparable del asunto y preocupación principal de Oluos y Babalawos; Babaloshas, Iyaloshas, Obases, Oriates, Iyawo y seguidores en general de esta religión ancestral.

 
Virtudes
Escrito por Ernesto Valdés Jane Adé Yerí   
Jueves, 14 de Octubre de 2010 22:01

Osha-Ifá  crece y se expande en diferentes países y regiones, así como entre  diferentes grupos y clases de la sociedad. Osha Ifá se desenvuelve en  una región asolada por la pobreza y las desigualdades; donde las  familias religiosas están divididas en países de diferentes culturas y  donde existen padrinos y ahijados que desconocen cuál es el desempeño de  su rol.

Al mismo tiempo Osha-Ifá está continuamente incorporando costumbres y tradiciones de los individuos con los que interactúa. Todos estos procesos transcurren con una rapidez que es difícil pensar en los mecanismos habituales para transmitir y enseñar hábitos de conductas y virtudes entre padrino a ahijado, en un momento en el que se precisa fortalecer los valores de Osha-Ifá como institución. Por esta razón Proyecto Orunmila le propone el análisis del siguiente artículo, en el que se exponen asuntos de interés para nuestra comunidad.

 


Mas del Blog...

Boletines Gratuitos

Entradas mas leídas...

Volumen 6: Tratado de Odun de Ifá. 2da Versión. Ampliada con Inshe Osain y Eshu. Edición Exclusiva 2012.

Hardcover $90.00
$63.00
Softcover $80.00
$48.00
eBook PDF $75.00
$18.75
Ahorra
Hardcover: 30%
Softcover: 40%
eBook PDF: 75%

Volumen 1: Tratado de Odun de Ifá. 1ra Versión

Hardcover $59.50
$41.65
Softcover $49.50
$29.70
eBook PDF $41.50
$10.38
Ahorra
Hardcover: 30%
Softcover: 40%
eBook PDF: 75%

Oferta Serie 1: Cartillas de Ifá

Hardcover $216.00
$151.20
Softcover $186.00
$111.60
eBook PDF $165.00
$41.25
Ahorra
Hardcover: 30%
Softcover: 40%
eBook PDF: 75%

Ogbe Yono

Softcover $17.95
$15.26
eBook PDF $11.95
$8.96
Ahorra
Softcover: 15%
eBook PDF: 25%

Ogbe Weñe

Softcover $19.64
$16.70
eBook PDF $13.64
$10.23
Ahorra
Softcover: 15%
eBook PDF: 25%

Ogbe Kana

Softcover $15.50
$13.18
eBook PDF $9.50
$7.13
Ahorra
Softcover: 15%
eBook PDF: 25%

Vocabulario Lucumí

Encuentre significados de vocablos en nuestro diccionario de más de 10000 términos